¿Por qué me cuesta vestirme?

A cuántas nos ha ocurrido en algún momento que entramos a nuestro closet, que por cierto ya contiene suficiente ropa, y no sabemos que ponernos. Por más que vemos y vemos, no encontramos y terminamos usando más de lo mismo, aunque quizás ya hasta nos tenga aburridas. Para nosotras las mujeres, sentirnos como retrato a diario no es algo que nos agrade en lo más mínimo. Sin embargo, muchas veces es algo que nos resulta difícil de solucionar.  

Hay muchas razones por las cuales esto nos ocurre. Una de las principales es el hecho que, por más creativas que seamos en otros aspectos de nuestras vidas, nos da temor usar la imaginación para vestirnos. Ese miedo de experimentar en la moda es justamente lo que nos impide reflejar correctamente quienes somos en nuestra manera de vestir, lo cual es un elemento clave para nuestra imagen. 

Adicionalmente, el rol que juega aprender a realizar compras de manera inteligente ¡es vital! Muchas veces compramos solamente porque algo se nos hace “familiar” o porque está dentro de nuestra zona de confort, lo cual es un error, ya que esto nos provoca comprar más de lo que ya tenemos y probablemente no necesitamos. Por otra parte, vemos algo que esta “trending” y por eso lo compramos, sin saber si es adecuado o no para nuestro tipo de cuerpo.  Jamás me cansaré de repetir que “a la moda lo que te acomoda”.     

Cualquiera que sea la razón por la cual nos cueste vestirnos, es importante identificarla para saber si estamos dejándonos llevar por la inseguridad y el “¿qué dirán?”, si estamos haciendo compras de impulso o si simplemente no tenemos la información necesaria para vestirnos adecuadamente; por eso te quiero ayudar. 

En los próximos artículos encontrarás información que te dará los elementos para saber vestirte sin invadir tu closet y tu vida con más carga innecesaria. Recuerda que el buen vestir se trabaja de adentro hacia afuera, así que aquí encontraras información no solo para vestir tu cuerpo, sino que ¡también tu corazón!