¿Autosuficiente, Yo?

Como les mencioné anteriormente, en este blog vamos a trabajar la moda desde adentro hacia afuera. Para poder tomar el control sobre como nos vemos, vestimos y mostramos al mundo, primero debemos tomar el control sobre nuestros sentimientos, nuestra manera de actuar y pensar. 

Creo que hablo por muchas cuando digo que durante el día sentimos la obligación de cambiar de rol una infinidad de veces. Tenemos la capacidad natural y fuimos creadas para ejecutar tantos roles a la vez que muchas veces caemos en la tentación de sentirnos autosuficientes, tanto en casa como en nuestro trabajo. Esto nos lleva a querer hacerlo todo nosotras debido que, cuando lo hemos estado haciendo por un tiempo, nos acostumbramos a hacer todo a nuestra manera y sentimos que delegar solo va a alargar tiempo para completar nuestras tareas.  

¡Esto es un error! que muchas cometemos ya que, sin darnos cuenta, estamos menospreciando la capacidad de las personas a nuestro alrededor y podemos provocar que los demás se acomoden, al pensar que no necesitamos de su ayuda.  Esto nos muestra al mundo como seres autosuficientes, lo cual NO SOMOS, pero ¡este no es el problema más grande!  

Lo peor es que esto podría llevar al agotamiento físico y emocional que luego nos hace caer en la victimización. Nos sentimos victimas de las personas que tenemos alrededor y probablemente nos quejemos; quejas que seguramente lo que a los demás provoque sea querer taparse los oídos o apartarse para “hacernos el favor de darnos espacio” para que libre y felizmente podamos completar nuestros que haceres a nuestra manera y, una vez más, solas. Cosa que ciertamente es un malentendido provocado por nosotras mismas. ¿Ven que problema?  

La autosuficiencia, puede ser percibida como prepotencia, y con justa razón. Así que propongámonos dar espacio a los demás para que obren, esto nos hará la vida más fácil y permitirá a quienes tenemos a nuestro alrededor sentirse valiosos e importantes en nuestras vidas. Al fin y al cabo, como dicen por allí, ¡hay mil maneras de llegar hasta Roma!